25 noviembre 2009

Porcupine Tree: rock denso

Devotos a su estilo y a su habilidad como músicos. Sin artificios en el escenario y sin espacio para las sorpresas; incluso mostraron un cronómetro en la pantalla gigante que marcaba el tiempo de descanso.
Porcupine Tree tenían muy claro lo que querían mostrar. Y lo mostraron muy bien. Su último disco, The Incident, de principio a fin, y por orden, en la primera parte del show. Tocado de memoria, preciso, con un sonido exquisito, pero también sin mucha pasión, salvo momentos puntuales (Time flies, Circle of manias). Y tras la pausa, más energía, más emoción en el público y con el público, sonaron los viejos temas, y se notó la diferencia, no porque The Incident sea un mal disco, en absoluto, sino porque le falta algo de garra, y más en directo. Puede que no dieran un gran espectáculo, pero sí una tremenda lección de cómo hacer buen rock. Puede que les faltara algo de sangre, pero se me ocurrían muy pocos sitios mejores donde estar que allí, en esa atmósfera mística que crearon para nosotros.

1 comentario:

marie dijo...

"se me ocurrían muy pocos sitios mejores donde estar que allí, en esa atmósfera mística que crearon para nosotros."

Ves que tu viajas muy bien!