23 noviembre 2006

Alucinaciones

Choose life. Choose a job. Choose a career. Choose a family. Choose a fucking big television, choose washing machines, cars, compact disc players, and electrical tin openers. Choose good health, low cholesterol and dental insurance. Choose fixed- interest mortgage repayments. Choose a starter home. Choose your friends. Choose leisure wear and matching luggage. Choose a three piece suite on hire purchase in a range of fucking fabrics. Choose DIY and wondering who you are on a Sunday morning. Choose sitting on that couch watching mind-numbing spirit- crushing game shows, stuffing fucking junk food into your mouth. Choose rotting away at the end of it all, pishing your last in a miserable home, nothing more than an embarrassment to the selfish, fucked-up brats you have spawned to replace yourself. Choose your future. Choose life... But why would I want to do a thing like that? I chose not to choose life, I chose something else. And the reasons? There are not reasons. Who needs reasons when you have heroin?
Algunos habréis reconocido este texto como el comienzo de la fabulosa Trainspotting (en inglés) (en castellano), y de la que podría decir, una de las mejores películas europeas de los últimos 20 años, pero como no tengo ni idea de cine, prefiero ahorrarme ese comentario. No he encontrado una mejor introducción para adentrarme en la faceta más oscura del rock’n roll: las drogas. Una afición que llevó a la tumba a un inmenso número de artistas (la lista es interminable). Se pueden encontrar infinidad de canciones con alusiones a la ingestión de drogas, sus efectos, e incluso en contra de ello. Por eso, me ha apetecido recoger en este comentario algunas de las que creo más relevantes, más sorprendentes, más interesantes; no hay ningún otro propósito. Alcohol, marihuana, ácidos, setas, anfetaminas, speed, cocaína, crack, heroína,… cualquier cosa vale. Feliz viaje.
¿Y mis fuentes? No hay fuentes. ¿Quién necesita fuentes cuando tienes wikipedia?

The Beatles – Lucy in the Sky with Diamonds
La archifamosa canción más controvertida de los grandes entre los grandes. Todos los miembros de los Beatles han negado sin cesar los rumores de las alusiones a las drogas en sus canciones, además de negar su consumo. En este tema hablan de “cielos de mermelada”, “flores de celofán”, “taxis de periódicos”, o “porteros de plastilina con corbatas de cristal”. Pero hay mucho más escondido: El título encaja con el acrónimo LSD (ácido altamente alucinógeno), y Lucy es uno de los sobrenombres típicos de dicho alucinógeno. Lennon explicó el título de la canción hablando de que su hijo trajo un día un dibujo de una amiga suya del colegio, Lucy, y lo tituló “in the sky with diamonds” (aquí se puede ver). Se podrían escribir libros enteros de esta canción. Por eso es estupenda. Por eso, y por ser la primera en canción de rock en donde se utilizaban dos métricas diferentes, 3/4 para la mayor parte de la canción, y 4/4 para el estribillo.


Pink Floyd – Shine on you Crazy Diamond
El grupo escribió este tema faraónico para honrar al genial Syd Barret, miembro fundador del grupo, cuya adicción a las drogas lo llevó a abandonar el grupo, y después a la abstracción y la locura. Se trata de uno de los homenajes más sentidos de la historia del rock. “Crazy diamond” se refiere a la canción anterior, y a la adicción de Barret al LSD, entre otras drogas. La canción dura más de 30 minutos, divididos en 2 cortes del álbum Wish you were here.

The Rolling Stones – Sister Morphine
Una desgarrada balada, en donde una sobredosis acaba mandando a su protagonista al hospital suplicando por un pinchazo de morfina (“Please, Sister Morphine, turn my nightmares into dreams”) a “médicos sin cara”, para poder esperar la muerte sin dolor. Una canción escrita en su totalidad por Marianne Faithful, la gran diva de Mick Jagger, y relacionada con su adicción a la heroína, que probablemente podría ser biográfica tanto para Jagger como para Keith Richards. Se encuentra en el genial álbum Sticky Fingers, todo él repleto de alusiones, explícitas o sutiles, al consumo de drogas. Una versión alternativa sugiere que el protagonista sufre un accidente de coche en vez de una sobredosis, pero esto poca gente se lo cree.


David Bowie – Space Oddity
Esta canción posee múltiples interpretaciones. La más extendida, y la más obvia, es que está basada en 2001: a space odyssey, la novela de Arthur C. Clarke y posterior película de Kubrick. Esto es muy cierto. Pero también hay otros hechos muy ciertos: la canción es de 1969, en plena época adictiva de Bowie. El protagonista de la canción, el astronauta Major Tom, pierde contacto desde su nave espacial con el control de tierra, algo interpretado como una desconexión de la humanidad mediante la ingestión de drogas. Además, al principio de la canción Major Tom toma unas píldoras ("take your protein pills and put your helmet on") y más adelante unos versos parecen sugerir que sufre efectos alucinógenos ("and I'm floating in a most peculiar way / and the stars look very different today"). La canción puede simbolizar un “mal viaje”, del que el protagonista es incapaz de recuperarse y volver a la realidad.


The Velvet Underground – Heroin
Lou Reed es uno de los personajes más enamorados de la droga en la música moderna. A pesar de ello, aún sigue con vida, y produciendo buenos discos. Este tema es absolutamente crudo, sin ningún doble sentido, sin ninguna doble interpretación. Se trata de una canción de amor a la heroína (“she’s my wife, and she’s my life”), repleta de nihilismo absoluto hacia todo lo que le rodea (“And you can't help me now, you guys/And all you sweet girls with all your sweet talk/You can all go take a walk”), y dispuesto a afrontar todas las consecuencias (“I’m gonna try to nullify mi life […] Heroin, be the death of me […] and then I’m better off and dead”) Además, demostraba ser consecuente inyectándose dosis en algunos conciertos.



J. J. Cale / Eric Clapton – Cocaine
Una de las pocas canciones en contra del consumo de drogas. Famosísima, alcanzó la fama cuando Clapton la versionó, pues la original era de J. J. Cale, y los medios musicales de la época decidieron no buscarse problemas (pues también puede entenderse como una oda a la cocaína, algo que Clapton se encargó de desmentir más adelante, incluso refiriéndose en sus conciertos a ella como “that dirty cocaine”). Pero cuando un artista de la talla de Clapton la hizo suya, no tuvieron más opción.


The Red Hot Chili Peppers – Under the bridge
Escondida en una supuesta canción homenaje a Los Ángeles, la ciudad natal de los miembros del grupo, lo cual es cierto, se encuentran referencias muy claras a la época adictiva de Anthony Kiedis, empezando por el propio título, que se refiere a los chutes de heroína que se inyectaba bajo un puente junto con un miembro de la mafia mejicana, y en el verso (“Under the bridge downtown/Is where I drew some blood”).

En algún momento, continuará…

9 comentarios:

Rafa dijo...

Pero no habíamos quedado que la mejor peli europea era Alatriste...
Por cierto Ewan McGregor es un Nenngg en toda regla...

atticus finch dijo...

Desde que comenzó tu blog, el mejor articulo que has escrito.
Pero hay que aclarar una cosa respecto a mis idolatrados Beatles; Ellos nunca han negado el consumo de drogas (lease su autobiografia, tocho solo recomendable a grouppies como yo), ademas de tener otras canciones dedicadas al consumo de psicotropicos, como DR. ROBERT, canción dedicada a un médico que durante su gira por américa del 65-66 les proporcionó LSD, ó SHE SAID SHE SAID, que fue compuesta por Lennon tras un cuelgue de LSD con el actor Peter Fonda, que solo podía decía esa frase durante todo el viaje alucinogeno.
Por último dos anecdotas: Al tonto de Mc Cartney le han pillado ya varias veces con marihuana en aeropuertos (por ej. Tokio)y Harrison cuenta en la biografia qu e hacia carreras con Lennon por Londres en coche despues de meterse LSD y que pasaba miedo porque lennon era muy miope y no se ponía las gafas.
PD: Felicidades por el articulo, da mucho juego.

Un punki de terciopelo dijo...

Gracias por tu enriquecedora aclaración, Atticus. Creo que sabes más cosas de los Beatles que Yoko Ono.

Giskard dijo...

Lamento ser la nota discordante (otra vez) en tu blog... pero no comparto la opiníón de atticus... este NO es tu mejor post!
En primer lugar, se me ha hecho corto, creo que existen muchas mas referencias, y mucho mas claras al consumo de drogas en el mundo de la música, es que incluso has obviado la canción que creo más emblematica al respecto, el tema "white rabbit" de Jefferson Airplane... por otro lado me da que el post está truncado... falta una conclusión, algo que TU puedas decir al respecto, algun amago de opinión, siquiera?
Ahí lo dejo

Pd. En cuanto a lo de mejor peli europea... por favor!! antes me quedo con Alatriste (y no va en coña) con todo lo que eso implica ^^

atticus finch dijo...

Tienes razón Giskard, puede ser que no sea el mejor, porque todos sus articulos son cojonudos, aunque no me entere de la mitad (Punki, tu sabes que yo solo escucho música de carrozas y gente muerta).
Respecto a la peli, es de las mejores de los 90, tampoco es que en Europa tenga mucha competencia....
Por cierto, Giskard, creo que tu dieta a base de guindillas no favorece tu caracter... (No te enfades)

Hôichi dijo...

Ilustrativo jejeeee.
En mutxamel,una localidad alicantina, yo soy de Elche. El ayuntamiento ha organizado un ciclo dedicado a la relación entre música y drogas.

saludos

Un punki de terciopelo dijo...

Interesante. Porque me pilla un poco lejos, que si no...

sombrerero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
sombrerero dijo...

Alguien sabe si en alguna etapa se conocerían Syd Barret y John Lennon, sobre todo porque parece que en 1967 podrian haber coincidido en las grabaciones en Abbey Road de Sgt. Pepper y Piper at gates of dawn, los dos cuates eran muy experimentales...