06 noviembre 2006

No mires a la luz...


Follow the city lights ha traído revuelo. El cambio de rumbo de Dover no parece haber contentado a sus fans de toda la vida. La inclusión de percusión y sonidos discotequeros se les ha atragantado. Se ha hablado de giro comercial a su música, de una traición a su estilo, de decepción, de ridículo…

Ardo en deseos de hacer unos cuantos comentarios al respecto:

Lo primero es que yo solamente conozco un disco de Dover que NO sea comercial, y es el primero, Sister; que por cierto me parece el de menor calidad, debido especialmente al inglés de Amparo, bastante patatero (por suerte, ha mejorado muchísimo en ese aspecto con los años). Y este último disco no me parece más comercial que el resto (tampoco entiendo muy bien por qué este hecho ha de hacerlo mejor o peor).
También he de decir que tampoco tengo mucho aprecio por el sonido Dover “de toda la vida”. Creo que Devil came to me es un disco realmente bueno, y bastante comercial, por cierto, pero el resto pasan sin pena ni gloria por mi reproductor… y precisamente uno de los grandes defectos que pienso que tienen es que son fotocopias los unos de los otros. Así que romper con el sonido “de toda la vida” es lo mejor que podían haber hecho, desde mi punto de vista.
Además, tampoco es para tanto: el que diga que los Dover de ahora no tienen nada que ver con los de antes, una de dos: o no ha escuchado los discos anteriores, o no ha escuchado el nuevo. Las mismas guitarras siguen siendo preferentes, la voz y las letras son similares, incluso en Shine on me o Dear McCartney tienen baladas resultonas, de esas que tan buen resultado les ha dado y que saben hacer tan bien, Salvation recuerda a Loli Jackson terriblemente, y etcétera.
El disco es de fácil y agradable escucha, y aunque suene un pelín repetitivo, desde luego tiene elementos nuevos que se agradecen, aunque sin pasarse.

Vale, hasta aquí lo bueno. Pasemos a lo malo:

Se nota que no tienen nada de soltura con la componente electrónica. En general suena correctito, pero a veces la percusión me recuerda al disco pop & dance del Blanco y negro mix
Menos de 35 minutos a 15 o a 18 euros. Calculad el precio del minuto.
Espero que algún día se den cuenta de su error y canten en castellano.
El vídeo musical de Let me out es cutre hasta decir basta. Y en este caso sí que reconozco que parece especialmente diseñado para los 40 TV. Juzgad vosotros mismos.

En resumen, creo que el disco se merece una escucha. Y en esa escucha se oye lo bueno y lo malo de Dover. El problema es que a veces lo malo supera con creces lo bueno. Que cada uno escoja con lo que se quiere quedar.

10 comentarios:

Giskard dijo...

Hmm... con tu permiso, te comentaré un par de cosillas.
En primer lugar, que conste que este disco me lo he escuchado enterito (que como bien dices no cuesta tanto) pero de los anteriores solamente me han llegado los singles... esto que implica, pues que, a mis oídos, existe un GRAN cambio. Puede que la base sea la misma, pero de no ser por la voz (con ese acento tan característico) podrían ser otro grupo; ergo, hay cambio.
Punto dos: ¡¿¿¡desde cuándo para ti el hecho de ser comercial no hace peor un disco!??! Esto ya lo discutimos en su dia, y esto me parece una "chaquetada" (óle el palabro)
Respecto a la soltura con la componente electrónica, creo que no debo recordarte que por mucha evolución que haya, si una cosa funciona ahora, funcionará también mañana (véase el éxito cosechado por la Fund. Toni Manero por poner un ejemplo)
Ya para acabar... te daré la razón... el videoclip apesta! XDDD

Un punki de terciopelo dijo...

Que funciona no te lo discuto. Lo que pasa es que creo que a veces es muy pero que muy cutre...Respecto a lo de la "chaquetada"...sin comentarios, sinceramente.

Er nano dijo...

Te has cebado. No musho, pero te has cebado.

Precio/minuto? 39.90€/(30x24x60)min. sale baratillo.

Roy Batty dijo...

A mi la cancioncilla me mola :) No caerá en mis manos el disco pero reconozco que la jodía se pega que da gusto.

Un punki de terciopelo dijo...

Eso sí que es un cálculo preciso...

Hôichi dijo...

Tampoco es para tanto, ahora son peores porque se han vendido descaradamente, pero es que tampoco fueron un grupo realmente bueno, un refrito grunge, que tenía sus momentos.

Anónimo dijo...

Los vi con el niño gusano en concierto y todavia tengo pesadillas

Por cierto, la cantante ha adelgazado, ya no parece godzilla con afonia...

Evarraquel dijo...

A mí la canción me encanta y el disco lo llevo escuchando varios días en el coche...
La verdad es que todas las canciones parecen iguales, pero a mí me gusta mucho este nuevo estilo...
El cambio de look de la cantante no está nada mal tampoco no?

Un punki de terciopelo dijo...

Evarraquel,tú te quedas con lo bueno. La verdad es que es una sabia elección...

Una madrileña dijo...

Sinceramente? la canción me parece pegajosa, que no pegadiza, y creo que no queda claro si quien chilla es la niña del exorcista o es que estás pisando al gato.
Así que me da igual que cambien de estilo, se corten el pelo o adelgacen, que hagan grunge, jotas aragonesas o polkas ribereñas.
La tía no tiene ni la más remota idea de cantar(aunque eso está claro que en este país no le importa un pito a nadie mientras pueda disfrazarse con una producción mediamente regular, y el que los haya visto(o más bien oído)en directo,sabrá de lo que hablo...